El I Congresso Internacional de Ciberjornalismo 2

Una profesora de la ‘Universidade de São Paulo’, presentada por el profesor de la ‘Universidade do Porto’, José Azevedo, dedicó su conferencia Ciberjornalismo 2.0: o impacto das ferramentas de mídia social” a mostrar su visión sobre la web como una plataforma social y global, fuente generadora de habilidades, poco aprovechada por las empresas informativas. Para Beth, la enseñanza superior necesita pasar por reformas que proporcionen al profesional de la comunicación una formación que envuelva periodismo, publicidad y producción audiovisual, para que este profesional pueda tener una visión del mercado a todos los niveles -empresa y producto-, así como una percepción más clara de quien es el usuario y de la innegable necesidad de dominar nuevas herramientas (Blogs, Twitter, etc.).

La mesa 2 “Ciberjornalismos” presentó una experiencia académica en ciberperiodismo realizada en Brasil, y otras de mercado en Portugal y España. Las investigaciones muestran que, en mayor o menor medida, los cibermedios intentan aproximarse a iniciativas punteras del mercado y buscan explorar las potencialidades del medio; si bien, no lo han conseguido en su totalidad. Por lo que respecta a la Academia, la formación de profesionales de la comunicación ya incluye como habilidades necesarias para un periodista el manejo de herramientas de edición de audio y vídeo, de los equipos técnicos auidiovisuales y fotográficos, y un control mayor de la información de estructura fragmentada, multilineal. A lo que añaden que, una mayor consciencia por parte del periodista hacia los distintos posibles perfiles del usuario permite un mayor aprovechamiento del medio y, en consecuencia, una práctica periodística más enriquecedora.

La última mesa del día, Jornalismo Participativo e do Cidadão”, reunió a una serie de ponentes con diferentes visiones sobre la citada práctica. Por una parte, encontramos aquellos que consideran la formación académica esencial para el ejercicio de la profesión (como los médicos, abogados o ingenieros) y aseguran que la actividad de los usuarios en blogs o participando en los cibermedios no es periodismo. Por otra parte, hay otros que defienden que el periodismo ciudadano es una modalidad inevitable dentro de las transformaciones que surgen con el desarrollo de internet.

En la última conferencia de la jornada, el profesor portugués João Canavilhas de la ‘Universidade da Beira Interior’, presentó una propuesta de lo que denomina Gramática Multimídia. La conferencia “Cinco W’s e um H para o jornalismo na web” (Parte IParte II – Parte III – Parte IV) defendió el uso de un lenguaje propio para el medio, lo que hasta ahora, en su mayoría, se presentaba como adaptaciones de otros lenguajes a un entorno comunicativo distinto. Esta conferencia estuvo moderada por el profesor Manuel Pinto, de la ‘Universidade do Minho’.

La jornada concluyó con la presentación del libro de Fernando Zamith, “Ciberjornalismo. As potencialidades da Internet nos sites noticiosos portugueses”. Resultado de su investigación de mestrado, el libro hace un diagnóstico del periodismo portugués en internet a través del estudio de la (poca) adaptación del mismo a las características del nuevo medio, complementándolo con la perspectiva de profesionales y académicos.

Anuncios

La consciència de classe viatja en un tren de rodalies – fin

Primer parte : https://laslucesdeagosto.wordpress.com/2017/03/01/la-consciencia-de-classe-viatja-en-un-tren-de-rodalies/

És un problema de falsa consciència? És que la gent confia en el buen hacer dels seus representants polítics? Certament, el percentatge abstencionista mostra clarament la poca confiança en les institucions que demostra bona part de la societat. I no només es tracta d’una qüestió ideològica que afecti a uns determinats partits, sinó que tots ells perden votants elecció rera elecció (almenys des de les generals del 2004, dutes a terme en unes condicions prou excepcionals).

 periodismo
Aquells que sí viatgem en els trens de Renfe, contràriament a molts analistes de taxi o cotxe oficial, i estem sotmesos a la gestió de la circulació que presta Adif (autèntica
mà invisible, com diria Adam Smith, que regula -no el mercat- sinó el trànsit ferroviari) en tot aquest caos podem observar certs comportaments, tant individuals com col·lectius, que tenen moltes semblances amb allò que James C. Scott conceptualitzà com a armes dels dèbils (weapons of the weak). Unes “armes” que es caracteritzen per evitar la confrontació directa amb el poder i permeten prescindir de grans mobilitzacions per a obtenir-ne els resultats. Així, l’ocultació de part de la collita, la difamació, la falsa ignorància de deures o, fins i tot, el sabotatge serveixen per aconseguir “petits grans canvis” en un complex càlcul dut a terme pels subalterns de possibilitats de reixir o no, segons les circumstàncies. La paradoxa (aparent, digue’m-ho ja) és que aquestes accions quotidianes de “petit desafiament” s’han observat en contextos socials agraris i en societats “tradicionals”. Formarien part, com erròniament interpretava Hobsbawm (i amb ell bona part dels intel·lectuals d’esquerres) quan analitzava els seus rebels primitius, d’una fase “prepolítica” de la lluita social “en la medida en que no pensaba normalmente las operaciones a escala estatal o al nivel en que se toman las decisiones importantes del gobierno -el nivel por lo tanto del emperador o del rey-; prepolítica también en la medida en que sólo generó los conceptos y las ideas necesarias para estas operaciones”.

 
Com dèiem, és habitual observar als usuaris de rodalies entrar a les estacions sense pagar el bitllet (o viatjant sistemàticament amb targetes d’una sola zona per recorreguts més llargs); fingir que no funcionaven les màquines o no saber en quina zona es troba l’estació de destí quan, cada cop més rarament, apareix un revisor; culpar indiscriminadament a uns i altres durant les llargues esperes a les andanes; o, quan la cosa es fa ja insuportable, arribar a ocupar vies per obligar a aturar trens. D’aquests actes hi participa gairebé tothom (universitaris, treballadors -tant si són immigrants com no-, gent gran) en major o menor mesura, depenent de les circumstàncies concretes de cada moment. No posarem en dubte que, tradicionalment, sempre s’han dut a terme aquest tipus d’accions, sense més objectiu que, per exemple, estalviar-se uns diners. Tanmateix, en contextos de menyspreu institucional davant d’una situació com l’actual, aquests mateixos actes comencen a prendre un clar sentit polític a l’estil de les armes dels dèbils. I no són fruit de campanyes de mobilització, ni d’hores de debats al parlament i a les emissores de ràdio i televisió, ni tan sols del fet que la gent aprofiti els llargs retards per llegir les obres completes de Marx i Engels o els Quaderns de la presó de Gramsci (i això que hi hauria temps de sobres….). No responen, com dèiem més amunt, als models clàssics de lluita i mobilització, però, com hem vist, són accions de tipus polític, fruit d’una presa de consciència que l’experiència diària concreta en unes accions més o menys coordinades, més o menys col·lectives.

Análisis del juego Gran Turismo 5 – 2

la Inteligencia Artificial de  Gran Turismo 5

Por el contrario, tenemos un gran pero, que lleva arrastrando la saga desde hace algunas entregas, y es la Inteligencia Artificial -IA-. Sigue dejando bastante que desear, en muchas ocasiones competiremos en las carreras por batir nuestro propio tiempo de vuelta y los rivales no serán más que “bultos” que corren, no notamos una mejoría en la inteligencia artificial según vayamos avanzando en el juego, notamos más bien que sus coches correrán más rápido, pero no con ello conducirán mejor. La IA seguirá dando la sensación de que nos “espera” para que los alcancemos y no tratarán de mejorar sus propios tiempos.

Si realmente quieres conducir contra conductores “inteligentes”, la mejor opción es, sin duda alguna, jugar Online contra otros rivales, algo de lo que hablaremos más adelante.

Para acabar, mencionar la compatibilidad con su versión para PSP, que nos permitirá importar hasta 50 coches de nuestro Gran Turismo PSP, que podremos usar luego en Gran Turismo 5. Mencionar que estos coches forman parte del elenco de vehículos “no Premium” que dispone Gran Turismo 5.

Gráficos

El apartado gráfico es muy alto y detallado, pero con algunos matices y algunos peros que describiremos a continuación.

Los ya nombrados coches “Premium” tienen un nivel de detalle impresionante, no hay ningún pero ni objeción en este sentido. Lo mismo ocurre con los nuevos circuitos, que mantienen un nivel de detalle altísimo y en muchas ocasiones correr por ellos es espectacular.

A los que les guste el modo ‘Foto’ van a disfrutar como niños en este sentido, son impresionantes las fotos que podemos llegar a sacar con coches “Premium” y en circuitos nuevos. El nivel de detalle y en su conjunto es espectacular, no sólo por el modelado de los vehículos y circuitos, también los detalles en la iluminación, las animaciones, la transición día-noche o los cambios climáticos hacen crear un detalle gráfico realmente espectacular, en este sentido se nota que cuando Polyphony quiere hacer algo, les gusta hacerlo bien.

Pero ahora llegan los “peros”, como dijimos, los coches “no Premium” están muchísimo menos detallados, mermando el cómputo global del juego. Lo mismo ocurre con algunos escenarios, que parecen conversiones directas de su versión en Gran Turismo 4. El detalle de alguno de estos vehículos y escenarios hace que, por desgracia, Gran Turismo 5 pierda puntos en el apartado global. Por otro lado Polyphony peca de usar en exceso el efecto “brillo” –Que en ocasiones queda de lujo- ya que en todo momento nuestro coche brilla como si tuviéramos unos focos encima para un spot publicitario.

Sonido

El apartado sonoro en anteriores entregas ha sido criticado en multitud de ocasiones, el sonido chirriante de las ruedas era algo cansino en otras entregas, en esta ocasión podemos decir que este apartado ha sido mejorado.

Tampoco es un apartado que se le daba dar excesiva importancia a un juego de conducción, ruidos de motores y frenadas es lo que nos pasaremos escuchando el 90% de las carreras, por lo que tampoco hay que esperar mucha variedad en este sentido.

Análisis del juego Gran Turismo 5

Gran Turismo 5

Muchas primaveras han pasado desde el anuncio de Gran Turismo 5.
Mucho ha llovido desde entonces, en un principio con salida anunciada para 2008, y todavía el juego no estaba en nuestras casas, hasta que, 24 de Noviembre , Gran Turismo 5 saldría al mercado y sería, por fin, una realidad.

Por suerte, en el análisis no influye el tiempo de desarrollo, pero desde su anuncio hasta su salida, los jugadores han podido disfrutar de Gran Turismo 5 Prologue, un título que está destinado a mostrarnos un poco de lo que sería el producto final.

Con tanta espera, es normal y lógico esperar un título sobresaliente en cada uno de sus apartados, tantos años y tanto tiempo daba a pensar que habría mucho mimo en cada detalle que nos encontráramos, por lo que –y no es para menos- las expectativas eran muy altas. Ahora bien, ¿Ha cumplido? ¿Ha valido la pena tantos años de espera?

Jugabilidad

Como era de esperar, Gran Turismo 5 tiene tal cantidad de vehículos que seguramente jamás llegues a conducirlos todos. Más de 1000 vehículos pero, de los cuales muchos han sido rescatados directamente desde Gran Turismo 4 con apenas cambios –exceptuando el nivel gráfico, claro-.

Ocurre lo mismo con los circuitos, muchos de ellos rescatados de títulos anteriores de la saga Gran Turismo y con un nivel gráfico bastante inferior a los nuevos –de eso ya hablaremos en la parte de gráficos-, aunque nos encontramos con un editor de circuitos, pero no es lo que esperábamos, ni mucho menos.

La sensación de ‘azar’ a la hora de editar un circuito es abrumadora, tú no serás capaz de crear circuitos como tal, tú elegirás una serie de parámetros como el ancho o complejidad de la pista pero no se acerca a lo que muchos fans desearían tener, como un editor al más puro estilo ModNation.

Siguiendo con los vehículos, tenemos una serie de vehículos “Premium”, -200, para ser concretos- que tienen una serie de ventajas, que son daños, vista interior, y un modelado y detalle gráfico mucho mayor que el resto de vehículos “no Premium”. Aunque los daños no entrarán en juego hasta que no llevemos unas cuantas horas de juego en Gran Turismo 5 y como ya dijimos, sólo en algunos coches. Aunque a pesar de los daños se nos castigará si cometemos en carrera alguna imprudencia, una especie de “parche” para obligarnos a realizar una carrera correcta.

A pesar de todo, la cantidad de coches es amplísima y tendremos una gran cantidad de modos y eventos que harán que no descansemos ni un segundo. Desde competiciones de Karts, pasando por los desafíos de NASCAR y la cantidad de añadidos que dispone el título, los más fans del mundo del motor disfrutaran como niños con Gran Turismo 5.

Notamos que la física ha sido mejorada considerablemente, incluso más que en Gran Turismo 5 Prologue, nos obligará a mantenernos atentos a nuestro televisor en todo momento, un pequeño despista sería suficiente para rozarnos con alguien y que nos sancionen para que definitivamente la carrera se nos haga cuesta arriba.

Gran Turismo 5 es un juego apto tanto para iniciados en juegos de conducción como para los más expertos. Tendremos una serie de ayudas -algunas ya activadas por defecto en cada carrera- que nos ayudarán en nuestra conducción, los más avanzados y los que quieran tener un control total sobre su vehículo pueden desactivarlas y probar suerte. La sensación de tener todas las ayudas desactivadas y tener que luchar cada posición en todo momento es muy satisfactoria.

El I Congresso Internacional de Ciberjornalismo

En dos días de congreso, especialistas del área discutieron y analizaron el desarrollo del ciberperiodismo y presentaron distintas tendencias bajo el denominador común ‘Jornalismo 3G’. Las presentaciones abordaron cuestiones sobre la formación de los periodistas, sobre la situación del mercado, sobre el trabajo en un medio que demanda conocimientos más variados de formatos, estructuras narrativas, tecnología, buscando un lenguaje propio y diferenciado de los medios tradicionales, que sin ser excluyente, es complementario.

La conferencia de apertura, Congresso Internacional de Ciberjornalismo

“¿Uno para todos y todos para uno? Los medios de comunicación ante la convergencia digital” (Parte IParte II – Parte III – Parte IV), impartida por el profesor Ramón Salaverría, de la Universidad de Navarra (España), y presentada por el profesor Javier Díaz Noci, de las Universidades Pompeu Fabra (Barcelona) y País Vasco, ofreció un panorama del estudio de la convergencia en los cibermedios, así como otros aspectos relacionados con el desarrollo de redacciones convergentes e integradas. Convergencia no es sinónimo de integración, pero sí un proceso multidimensional que incluye la integración como uno de sus eventuales resultados. Presentado este contexto, Salaverría afirmó que en un proceso de convergencia puede o no haber integración, y que el mismo contempla 4 áreas : Contenidos, Profesionales, Empresas y Tecnología.

La primera mesa reunió a distintos ponentes en torno al tema “Desafios da Convergência”. Las breves presentaciones dieron oportunidad a investigadores en distintos niveles de reflexión de exponer sus investigaciones e impresiones sobre experiencias de mercado y sobre el proceso de convergencia en el periodismo.

La conferencia del profesor de la ‘Universidade do Porto’ Helder Bastos, “Ciberjornalistas em Portugal”, fruto de su Tesis Doctoral, proporcionó una visión del perfíl del periodista portugués, así como del mercado periodístico en Portugal, basada en una investigación con 67 periodistas de los 95 que desempeñan oficialmente la función en este país. Los resultados muestran un panorama de estancamiento tanto en la producción ciberperiodística como en la postura de los profesionales ante las potencialidades del medio digital. Esta conferencia estuvo moderada por Ricardo Jorge Pinto, profesor de la ‘Universidade Fernando Pessoa’.

La consciència de classe viatja en un tren de rodalies

(El nostre editorialista estava atrapat en un tren de rodalies abans d’escriure aquestes línies. En les hores foscants que va viure en el túnel de Sants no va poder sinó pensar històricament el seu present, segons l’afortunada frase de Pierre Vilar)

 periodismo
Si algú encara creia que la metàfora de l’estructura i la superestructura marxista era quelcom de real, després d’uns mesos viatjant en els trens de rodalies de Barcelona haurà, com un altre viatger famós, hagut d’abandonar tota esperança. Si la mera experiència determinés l’aparició d’una consciència de classe, un nou fantasma recorreria l’àrea metropolitana de Barcelona, el fantasma del rodalisme.

 
Tanmateix, com recordava Thompson, la consciència de classe és, si se’ns permet l’obvi joc de paraules, el final de trajecte i no pas l’estació de sortida: “la gente se encuentra a sí misma en una sociedad estructurada de una manera determinada (fundamentalmente, en forma de relaciones de producción), soporta la explotación (o trata de mantener el poder sobre aquellos a los que explota), identifica los lazos de los intereses antagónicos, se pone a luchar en torno a esos lazos: en el curso de ese proceso de lucha se descubre a sí misma como clase, llega a descubrir su conciencia de clase. Clase y conciencia de clase son siempre el último y no el primer escalón de un proceso histórico real“. Dit d’una altra manera, suportar el caos dels transports, les deficiències en els serveis bàsics o l’especulació immobiliària no portarà mecànicament a l’assalt del palau d’hivern (sortosament per als partits d’esquerra que ens governen, ja que el palau més proper que es pot assaltar és el de la Generalitat).

 
D’altra banda, més que la presa de consciència per part de la gent (sembla evident que la gran majoria d’habitants de l’àrea metropolitana té clar quins són els problemes que hi ha), allò que bona part de l’esquerra alternativa i radical troba a faltar és la seva capacitat de mobilització (ja se sap que, tradicionalment, aquesta esquerra s’ha atorgat el paper prometeïc de conscienciar la gent i, per tant, no espera que la gent prengui per ella mateixa consciència). Per seguir amb l’esquema de Thompson, sembla clar que un cop suportada l’explotació, s’han identificat els vincles dels interessos antagònics, però, aparentment, la gent no s’ha posat a lluitar entorn d’aquests vincles. De fet, tots els intents de dur a terme mobilitzacions a l’estil clàssic (concentracions, vagues de pagar bitllet, etc.) han fracassat ostensiblement. Fins i tot, comptant amb el suport mediàtic gràcies al mercadeig competencial en què ha quedat això del nou estatut i els interessos publicitaris d’uns partits polítics i altres. Així, per exemple, una concentració davant l’estació de Sants on no hi havia més de cent persones ha arribat a obrir un Telenotícies de TV3, la teva. No es pot dir en aquesta ocasió, per tant, que els mitjans de comunicació no ajudin a crear un consens social, en el sentit gramscià, que incorpori les demandes dels ciutadans
subalterns.

 
Com és possible, doncs, que no es vertebri una resposta
política quan tant les condicions objectives com el combat ideològic semblen propiciar-la de manera evident? Com pot ser que la gent, després de passar-se vàries hores esperant dins de trens aturats enmig de túnels, en andanes massificades i, si són estacions soterrades, patint temperatures tropicals, com pot ser, doncs, que no es llencin en massa a militar en els molts partits, col·lectius, comitès, grupúscles i lligues de l’esquerra revolucionària? O, fins i tot, de l’esquerra ecosocialista i transformadora?

 
És un problema de falsa consciència? És que la gent confia en el
buen hacer dels seus representants polítics? Certament, el percentatge abstencionista mostra clarament la poca confiança en les institucions que demostra bona part de la societat. I no només es tracta d’una qüestió ideològica que afecti a uns determinats partits, sinó que tots ells perden votants elecció rera elecció (almenys des de les generals del 2004, dutes a terme en unes condicions prou excepcionals).

Consejos para recuperar la pasión por los videojuegos – 3

Secunda parte aqui : https://laslucesdeagosto.wordpress.com/2015/01/03/consejos-para-recuperar-la-pasion-por-los-videojuegos-2/

No es ningún secreto que el juego Online nos quita bastante de nuestro tiempo y por tanto es un punto más a corregir, hay que concienciarse que el juego Online no debe influirnos a la hora de desarrollarnos con otros juegos, aquí lo mejor que podemos hacer es alternar ambos modos, y dedicar parte de tu tiempo libre a un modo, y el resto del tiempo al otro modo, quizás podamos darle prioridad al modo Online cuando se conecte un amigo, y dejarlo de lado cuando no haya ningún conocido con quién jugar.

• 4. No te pongas obligaciones

En esta generación en especial con la salida de los logros y trofeos se ha puesto de moda el lograr conseguir la mayor cantidad de logros o trofeos para ir sumándolos a nuestro perfil, es normal que cuando un juego en especial te ha encantado el tratar de acabárnoslo al 100% ( ver Modern Warfare  ) sin dejar ningún punto en descubrir.

Esto entraría dentro de lo normal, pero lo que sí que hay que impedir es convertir esto en una obligación, si hay un objetivo, un reto, un logro, un trofeo, o lo que sea, que lo hagas porque realmente quieres hacerlo y te resulte divertido conseguirlo, no porque te obligues a conseguirlo para sumar puntos a tu perfil.

• 5. Exceso de información

El exceso de información puede ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo, muchas veces ver tantos vídeos, imágenes, secretos, detalles, curiosidades de un juego, o incluso parte del argumento del mismo antes de su salida puede ocasionarnos un exceso de información que puede que nos motive (hype) a lanzarnos a comprar el juego el día de su salida pero que luego de tanta saturación no tengamos ganas de continuar (Bienvenidos al marketing).

Informarte y mantenerte al día sobre novedades y sobre videojuegos no es malo (sería como lanzar piedras sobre mi propio tejado), lo que es malo es pasarnos nuestro tiempo leyendo información y datos sobre un juego o discutiendo del mismo en foros y páginas especializadas en vez de estar jugándolo y sacar tus propias conclusiones.
juegos9

żPor dónde empezar?

Si has decidido dar el paso y estás dispuesto a seguir los consejos que hemos dictado y no sabes por dónde empezar, una buena manera de hacerlo es volver a rejugar esas joyas que ya jugaste anteriormente y que sabes que te gustará sí o sí.

Una apuesta segura, un juego que te encante, que disfrutaste como un enano, que sepas que no vas a dejar a medias.

Quizás habría que evitar determinados géneros que sean excesivamente largos (Puede que jugar a un RPG ô a fifa al que hay que dedicar muchas horas haga que acabemos dejándolo también a medias), aunque esto ya es decisión tuya.

Y esto es todo, son cinco consejos muy simples pero que te ayudarán a recuperar esa ilusión que perdiste por los videojuegos, sólo deciros que el paso más importante siempre es y será querer cambiar, dando ese paso ya habéis hecho más de la mitad del trabajo.