Reportaje Hunter : consumir con moderación

Es uno de esos días soleados del invierno madrileño. Estoy en el centro, que bulle con las compras antes de Navidad. Me quito la bufanda porque me estoy asando y de repente veo a una chica, muy divina ella, con unas botas Hunter puestas…. Sí, sí, he visto bien.

moda

 Como ya he dicho alguna vez, para mi es un misterio eso de ponerse botas Wellington cuando no diluvia ni hay varios centímetros de nieve, no estás en pleno campo ni en un barrizal. No lo entiendo. ¿No se hacen incómodas? ¿No llegas acalorada a casa ?

Kate Moss, que es posiblemente ha sido la que desató la fiebre Hunter, se las pone en situaciones relevantes: en su casa de campo en los Cotswolds (por cierto estas wellies que lleva en la foto con Pete Doherty son de la marca francesa Chameau, no son Hunter) o en festivales de música.

Las mancha de barro, que eso es de lo que se trata. La Moss será de todo, pero creo que es bastante consecuente con su manera de vestir.

 Es cierto que Jimmy Choo ha sacado unas muy deseables, en imitación de cocodrilo negro. Y que si se tienen habrá que lucirlas. Pero también hay otras maneras de conseguir ese toque british o campestre sin que se te cuezan los pies. Las botas altas de cordones consiguen ese efecto de estilo campestre. Hay unas en Zara (en la imagen).

 Otra alternativa son las botas Chelsea. Un poco rurales un poco rock and roll. Tradicionalmente muy populares entre los mods en su versión más puntiaguda, este año se están viendo en todas partes.

Las encuentras más redondeadas, altas, bajas, con tacón gordo. Charlotte Gainsbourg las tiene de Balenciaga. Y las de Burberry Prorsum (en la foto) son maravillosas, pero he visto versiones muy dignas en Zara y de ante marrón en Mango.

Estas botas de alpaca y borrego de Topshop,  de exploradora, me parecen cómodas y graciosas.

Quien busque unas botas de agua y esté empachada de las Hunter, Ilse Jacobsen tiene unas muy bonitas.

 Para que no digais que no me preocupo por vosotras…

 Contadme ¿qué uso dais a las Hunter? ¿Os las ponéis llueva, nieve o haga un sol de justicia?

Anuncios

En la convergencia web, ni integración ni desintegración

Cuando afirma el Sr. Calvo de El País que “no existe ningún modelo de éxito de integración física y total” parecería que parte de la premisa, consciente o inconsciente, de observar la integración redaccional como un fin o modelo de referencia al que mirar y no como una mejora continua de procesos internos dentro de la organización periodística.

A mi entender, no existe “un modelo de integración” estándar y aplicable a todas la redacciones por igual. Se trata de un complejo proceso de adaptación que depende de la cultura organizacional del periódico, de sus formas de trabajar y del potencial de cambio hacia la integración de los miembros de las diversas redacciones o departamentos. Y desde luego, no se trata de “acercar las mesas”; compartir un mismo espacio físico o compartir la actualidad con el redactor digital, como sugiere la exitosa experiencia del Sr. Calvo.

Las dudas que siembra la integración en la mayor parte de los responsables de periódicos están basadas en estas sencillas reflexiones: Si decido integrar, ¿cuál es el parámetro de medición de éxito en las operaciones de integración redaccional? Y, si integro, ¿cuál es el espacio de poder que me queda dentro de la organización tras un cambio de estas dimensiones ?

web2

Desde mi experiencia, puedo proponer dos respuestas, al menos para contestar a la primera de las reflexiones ya que para la segunda queda para el ámbito de expertos en la ética profesional.

La primera respuesta está basada en observar el output de la organización: sus productos y servicios informativos, educativos o de entretenimiento. Se trata del análisis del incremento o disminución de los ingresos publicitarios generados por los contenidos publicados “ad hoc” o reutilizados para diferentes canales y audiencias (operaciones convergentes). La segunda, y desde un punto de vista de análisis de actividades, es la medición de la madurez de procesos redaccionales, del nivel de formación y de la gestión de servicios IT en los periódicos que sirven de base para las operaciones convergentes.

Desgraciadamente solo midiendo, se pueden sacar conclusiones para la toma de decisiones. Y solo midiendo, la organización periodística puede conocerse a si misma para comenzar a caminar hacia la convergencia o integración. La convergencia es un proceso de mejora continua organizacional; no una receta o un manual buscado como un Santo Grial hace más de una década.

Ni desde luego, nada tiene que ver con la evolución de las especies biológicas o con la película Kika de Almodóvar como se ha afirmado recientemente (ridiculizando a todos los que investigamos este asunto) desde algunos púlpitos: http://www.youtube.com/watch?v=rBaIcfg4y_k

Para finalizar y a modo de referencia, me permito ofrecerle al Sr. Calvo tres ejemplos de redacciones integradas en pleno funcionamiento y haciendo dinero, que al final, es lo que cuenta en este negocio como en todos.

Daily Telegraph, Londres, Reino Unido en http://www.telegraph.co.uk/
Nordjyske Medier, Dinamarca en http://www.nordjyske.dk/
Österreich, Austria en http://www.oe24.at/zeitung/

PD.: No acabo de entender cuando habla de “piratas digitales”, supongo que serán “periodistas digitales” y el choque cultural entre ambos perfiles profesionales

 

Consejos para recuperar la pasión por los videojuegos – 2

Primera parte aqui : https://laslucesdeagosto.wordpress.com/2013/06/01/consejos-para-recuperar-la-pasion-por-los-videojuegos/

2. No obligarse uno mismo a comprar un determinado juego

Últimamente es muy usual dejarnos llevar por el hype que causa un juego y comprarlo sin pensarlo, bien porque leemos maravillas de él en foros, revistas, web’s, un amigo que te habló de él, o cualquiera de las mil razones por la que podemos dejarnos llevar por ese sentimiento que nos impulsa a comprarlo.

juegos

Es importante tratar de evitar esto, organizarte en tus compras y unirlo al punto uno, decirte a ti mismo que no tendrás más de “x” juegos simultáneamente sin acabar antes de comprarte uno nuevo, con esto lograremos evitar una avalancha de juegos en la estantería con el envoltorio de plástico puesto, además, tu bolsillo lo agradecerá (Al fin y al cabo, cuanto más tardes en comprar un juego más barato puede que lo encuentres)

• 3. Vida más allá del Online

Quién no se ha enganchado nunca al modo Online de un juego, dedicándole horas y horas y olvidándonos del resto del mundo ? Esto puede que no sea malo, si esto no influye en el problema que tratamos, si nunca tienes ganas de jugar a nada más que al modo Online de “x” juego, eso ya es un síntoma más del tema que tratamos.

Esto te lo recomendamos en base a que estás intentando cambiar y estás intentando recuperar esa pasión, si no tienes ningún problema estos consejos no tienen sentido alguno, pero tratar de ver más allá del modo Online es un punto bastante importante.

En este punto se incluyen los juegos masivos online, como puede ser el Starcraft , y también los juegos orientados exclusivamente a su modo Online, como puede ser el Counter Strike, esto sólo es aplicable a aquellas personas que, juegan a estos juegos y dejan de lado el resto.

 

 

 

La telefonía movil apuesta por las redes sociales

El fenómeno de las redes sociales sigue siendo centro de atención por parte de los empresas de comunicación que buscan nuevos consumidores. En España, el 70,7% de los internautas ha visitado alguna vez una red social, lo que coloca a nuestro país en el quinto lugar en el consumo de estas webs sociales, después de Canadá, Brasil, Reino Unido y México.

Telefónica ha apostado por el nuevo poder de las redes sociales y ha presentado el servicio Keteke consistente en una red social para el movil que permitirá enviar mensajes gratuitos desde cualquier operador, subir fotos o cambiar de estado desde el móvil, así como estar informado constantemente de las últimas actualizaciones de los contactos sin necesidad de estar conectado. Lo más interesante es que permite el acceso desde el ordenador y desde el servicio de televisión digital de pago Imagenio. Se trata por tanto de una iniciativa que aprovecha las posibilidades de distribución multiplataforma que permite la tecnología actual y hacia la que tienden la mayoría de los cibermedios.

Sin embargo cabe preguntarse ¿Qué aporta esta  red social además de lo comentado a las que ya existen? ¿Conseguirá que los que ya están en otras redes se sumen a Keteke? ¿Tendría sentido que integrara a las redes ya existentes para evitar convertirse en una más? ¿No convendría evitar la fragmentación de las audiencias en las redes sociales apostando por su convergencia?.

Consejos para recuperar la pasión por los videojuegos

Tienes una tarde libre o un fin de semana en el que lo pasas encerrado en casa, aburrido, sin saber qué hacer pero te da pereza ponerte a jugar? Juegas mucho menos que antes a pesar de tener más tiempo libre ?
Cuántos juegos tienes a medias sin terminar ? Tan solo pensar en meterte con un juego que sea desarrollado te da vagueza ? Te pasa todo esto bastante a menudo ?

ps3

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es un sí, puede y sólo puede que estés perdiendo la ilusión por los videojuegos, no es algo que se pueda solucionar de la noche a la mańana, de hecho deberás poner bastante de tu parte para lograr recuperar esa ilusión que tanto ansias, pero el querer hacerlo es ya un gran paso.

No eres el único al que le pasa esto, muchas personas han (hemos) pasado alguna vez por esta racha a lo largo de nuestra vida, pero es algo que si quieres, puedes superarlo.

• 1. Evitar la saturación

Lo más común es que nos saturemos con videojuegos, la situación de : empezamos un videojuego y antes de acabarlo sale al mercado otro que también nos interesa, los compramos y dejamos el otro aparcado, y así una larga cadena que poco a poco vamos amontonando hasta tener una montańa de juegos inacabados, el primer consejo que podemos daros es, no te satures, concienciarnos de que, si vamos a empezar un juego sea para acabarlo, no estamos diciendo que si te encuentras con el típico juego que no te gusta, no te está gustando, y no te gustará, que te obligues a pasártelo, ni mucho menos, pero tampoco que si un juego te gusta y te está gustando, lo dejes apartado por otro, así lo único que lograremos es ir creando una montańa de juegos inacabados que no nos favorece en absoluto.

Algo muy común es que nos saturemos con los videojuegos, empezamos un videojuego y antes de acabarlo aparece otro que también nos interesa y lo compramos, poco a poco vamos amontonando juegos inacabados con la consecuencia de que vamos perdiendo el hilo de esos juegos, nos vamos olvidando por donde lo dejamos hasta que al final los terminamos dejando abandonados.
El primer consejo que podemos daros es,
no te satures, concienciarnos de que, si vamos a empezar un juego es para intentar acabarlo antes de empezar el siguiente, y si aparece un lanzamiento que nos interese y todavía estamos con un juego entre manos, tenemos que intentar resistirnos.
No estamos diciendo que si te encuentras con el típico juego que no te gusta, no te está gustando, y no te gustará, que te obligues a pasártelo, ni mucho menos, pero lo que sí que tenemos que evitar es abandonar esos juegos que te están gustando, así lo único que lograremos es ir creando una montańa de juegos inacabados que no nos favorece en absoluto.

En internet hay todo tipo de explicaciones

Los medios de comunicación tradicionales temen Internet, que lo perciben como un monstruo que los persigue de forma amenazadora, aunque en realidad no sea más que un caracol que avanza lentamente por su propio camino. Ante la amenaza de Internet, los medios tradicionales todavía se sienten deslumbrados por la tecnología, que la asumen sin realizar una reflexión previa y como solución a sus problemas económicos. Prueba de ello son los procesos de convergencia que han puesto en marcha numerosos grupos mediáticos, entre ellos la BBC.

Hammersley lamenta que los medios confundan convergencia con el hecho de que “un periodista pueda hacer de todo en todo momento”, que es en lo que piensan los editores de periódicos y televisiones cuando planifican procesos de convergencia. Es decir, un recurso para hacer más o igual trabajo, con menos personas.

A pesar de su experiencia como periodista multimedia, considera que no es posible realizar buen periodismo teniendo que trabajar para más de dos medios a la vez, especialmente si uno de ellos es la televisión, que exige mayor dedicación. Tal como señaló en el marco del Máster Oficial en Periodismo Avanzado: Reporterismo Blanquerna-Grupo Godó, que se imparte en la Facultat de Comunicació de la Universitat Ramon Llull, su experiencia en Turquía como enviado especial multimedia para la BBC demuestra que se puede, pero no se debe hacer.

web

El periodista tiene a su disposición múltiples herramientas multimedia, que debe utilizar, pero no se trata de usarlas todas, sino de saber cuál es la mejor y más adecuada para explicar una historia. La decisión más importante es saber qué se quiere explicar y en qué formato. Y continuación, dedicarle tiempo. Las noticias deben contarse con tiempo y belleza.

En este sentido, Hammersley lamenta que la noticia no sean los acontecimientos que explica, sino como los explica, utilizando recursos multimedia y de la web 2.0. “El método que usas, no es la historia”, afirma.

Por su experiencia, la figura del periodista multimedia adquiere verdadero sentido ante lo que denomina slow journalism, periodismo realizado con tiempo, sobre acontecimientos de largo recorrido, en forma de reportajes, pero es desaconsejable para noticias del día y breaking news.

 

 

El secreto que arruinó la carrera de un periodista

El periodismo de investigación, por su labor de sacar a la luz asuntos turbios, tiene cierto grado de riesgo físico y, sobre todo, profesional. Esta es la historia de Elisha Jay Edwards, un periodista americano que se jugó su carrera por “meter la narices donde no le llamaban”.

Grover Cleveland fue el vigésimo segundo (1885–1889) y vigésimo cuarto (1893–1897) Presidente de los Estados Unidos, y el único presidente en tener dos mandatos no consecutivos. Independientemente de sus decisiones se le tenía por un político honesto y cuya máxima era “solo tengo algo que hacer y es hacer lo correcto”. En junio de 1893, se le descubrió un tumor muy avanzado en el paladar. Tras estudiar todas las alternativas,  y aún a riesgo de una posible apoplejía e incluso de no superar la operación, se decidió extirpar el tumor. Cleveland aceptó… pero con una condición: la intervención se haría en secreto.

Estados Unidos se estaba recuperando del declive económico (Panic of 1893) y pensaba que si se filtraba la noticia de su intervención afectaría a Wall Street. Así que, por el bien de la economía americana, seis médicos embarcaron en el yate Oneida, propiedad de su amigo Elias C. Benedict, para intervenirlo en alta mar. Tras 90 minutos de intervención, se le extirpó el tumor y cinco muelas. Un mes después, y con una prótesis de caucho que le tapaba el orificio, Grover Cleveland aparecía en la Casa Blanca después de un terrible “dolor de muelas”.

El 29 de agosto, en The Philadelphia Press aparecía un artículo, firmado por Elisha Jay Edwards, en el que se informaba sobre la grave enfermedad del Presidente. Los rumores de la intervención habían circulado pero nadie se atrevió a publicar nada, hasta que Edwards dio con el anestesista y confirmó la noticia. La maquinaria de la Casa Blanca comenzó a rodar y lanzó una brutal campaña para desacreditar al periodista. La carrera de Edwards se arruinó e incluso se publicó que era una vergüenza para el periodismo. Durante 15 años nadie se atrevió a contratarlo.

En 1917, nueve años después de la muerte de Cleveland, tras muchos años peleándose con su conciencia y viendo como se linchaba al periodista, el doctor W.W. Keen, uno de los cirujanos que intervino en la operación, decidió contar la verdad. Lo hizo público en un artículo publicado en Saturday Evening Post con la esperanza de rehabilitar el nombre y el trabajo de Edwards.

Edwards le escribió una carta al doctor dándole las gracias por rehabilitar su reputación.